Presbiacusia o pérdida auditiva por la edad

La pérdida de audición relacionada con la edad a menudo se clasifica como pérdida de audición de leve a moderada. Tener una pérdida auditiva leve significa que tendrá problemas para oír y entender los sonidos suaves, los sonidos a distancia o el habla en un entorno con ruido. Las personas con una pérdida auditiva moderada tendrán dificultades para escuchar el habla regular, incluso a corta distancia.

¿Qué es la pérdida de audición relacionada con la edad?

La pérdida de audición relacionada con la edad ocurre gradualmente a medida que envejecemos. Es una de las condiciones más comunes que afecta a las personas mayores. La pérdida de audición relacionada con la edad ocurre con mayor frecuencia en ambos oídos y debido a que la pérdida es gradual, es posible que ni siquiera se dé cuenta de que ha perdido parte de su capacidad de escuchar.

Causas de la pérdida de audición relacionada con la edad

Puede ser difícil distinguir la pérdida auditiva relacionada con la edad de la pérdida auditiva que puede ocurrir por otras razones. Puede haber más de una causa que contribuya a la pérdida de audición de una persona.
 
La pérdida de audición inducida por ruido es causada por la exposición a largo plazo a sonidos que son demasiado fuertes o duran demasiado tiempo. Esto puede dañar las células sensoriales ciliadas en el oído que permiten la escucha. Una vez que estas células ciliadas se dañan, no vuelven a crecer y la capacidad de audición disminuye.
 
Las condiciones de salud que son más comunes en las personas mayores, como la presión arterial alta o la diabetes, pueden contribuir a la pérdida de la audición. Los medicamentos que son tóxicos para las células sensoriales del oído (por ejemplo, algunos medicamentos de quimioterapia) también pueden causar pérdida de audición.
 
Lea más sobre las causas de la pérdida de audición

¿Ha notado una diferencia?

Padecer una pérdida auditiva puede hacerse notable cuando comienza a perderse la conversación con su acompañante en un restaurante concurrido o si necesita subir el volumen del televisor para poder escuchar su programa de TV favorito adecuadamente. La propia seguridad también puede ser un problema con la pérdida de audición. Imagínese si no oye el automóvil justo detrás de usted cuando camina en una ciudad transitada o si no escucha la alarma de incendios en su casa.

No solo le afecta a usted

La pérdida de audición puede ser frustrante para usted y las personas que lo rodean. La gente puede comenzar a verle de manera diferente a como se ve usted a sí mismo. Podría comenzar a aislarse, a perder la confianza en sí mismo y a sentirse marginado respecto a los demás, especialmente en situaciones grupales. Quizás incluso experimente dificultades para realizar su trabajo satisfactoriamente. 

Cuanto más tiempo espere, más empeora

Cuando el cerebro se ve privado de estimulación sonora, se pierde la capacidad de procesar los sonidos. Cuanto más tiempo espere, más sonidos desaparecerán y llevará más tiempo readaptarse.

Actualmente revisa el estado de su vista con regularidad, pero ¿qué ocurre con la audición? Se recomienda hacerse un examen rutinario cada 10 años hasta la edad de 50, y al menos cada 3 años a partir de los 50 años de edad. Un estudio auditivo indica si padece o no pérdida de audición, y el profesional de la audición que lo realiza puede aconsejarle sobre lo que puede hacer al respecto.

Encuentre un profesional